Hoy se conmemora la prevención del cáncer de cuello uterino

El 26 marzo de cada año se conmemora el Día Mundial de la Prevención del Cáncer de Cuello Uterino a modo de establecer acciones de concientización e información sobre la importancia de efectuarse controles ginecológicos para evitar enfermedades, entre ellas, el cáncer.

El cáncer cérvico-uterino se trata de un cáncer que se forma en los tejidos del cuello uterino (el órgano que conecta el útero con la vagina). Por lo general,  crece lentamente, y puede no tener síntomas. Sin embargo,  puede encontrarse con un frotis de Papanicolaou común (un procedimiento en el que se raspan células del cuello uterino y se observan bajo un microscopio). La causa del cáncer de cuello uterino es casi siempre por infección con el VPH.

Este tipo de cáncer, causado por el Virus de Papiloma Humano (VPH), se transmite por contacto sexual, y en la mayoría de los casos, el virus desaparece solo, sin causar ninguna manifestación o síntoma en el cuerpo. Sólo en una pequeña proporción de casos, alrededor del 5 por ciento, el virus puede tornarse persistente, pudiendo estas lesiones con el tiempo, convertirse en cáncer.

La prevención de este cáncer se lo puede realizar a través de las siguientes acciones:

  • Uso del preservativo: Reduce el riesgo de contagio, aunque solo lo evita en el 60-70 % de los casos.
  • Papanicolau y Colposcopía: Los controles rutinarios como el papanicolaou y la colposcopía reducen la probabilidad de padecer este tipo de cáncer en el 75 % de los casos. Todas las mujeres entre 25 y 64 años deben realizarlo para descartar o diagnosticar en forma oportuna esta patología o lesiones precursoras de la misma. Se trata de un examen sencillo y lo ideal es realizarlo anualmente.
  • Vacunación: las vacunas contra el cáncer de cuello de útero demostraron una alta eficacia y efectividad en la prevención de la infección por el VPH, así como de las lesiones benignas y premalignas relacionadas con este virus. La vacuna se encuentra incorporada al calendario oficial de vacunación con carácter gratuito y obligatorio en niñas de 11 años de edad.
    Se administra con un esquema de 2 dosis para obtener una inmunidad adecuada, siendo sumamente importante completar dichas dosis para garantizar la efectividad de la vacuna. Para la mujeres mayores de 14 años se requieren 3 dosis.

 

Comments are closed.