ZULETA JUNTO A TRES COMUNIDADES SE BENEFICIAN DE PROYECTO DE MANEJO ADECUADO DE ALPACAS

Como parte de esta iniciativa, la Prefectura entregó una manada de estos animales provenientes de Cotopaxi, a fin de promover la producción y transformación de la fibra. La crianza y mantenimiento tiene además fines ambientales en las zonas altas de esta provincia.

El Proyecto “Fortalecimiento y Ampliación de las Iniciativas de Manejo Alpaquero en la Provincia de Imbabura, como Estrategia de Sostenibilidad Ecosistémica”, ejecutado por la Prefectura de Imbabura, a través de la Dirección de Gestión Ambiental, en coordinación con la fundación CODESPA, tiene como objetivo la conservación, el uso adecuado y el aprovechamiento responsable de los recursos naturales, garantizando la preservación de los ecosistemas y la biodiversidad en las parroquias.

Este proyecto que beneficia a 92 familias de las comunidades: Zuleta, Morochos, Eugenio Espejo de Cajas y La Florida pretende mejorar y ampliar la inclusión de pequeños proveedores a la cadena de valor de la alpaca en Imbabura, trabajando en perspectiva comunitaria y participativa, procurando la conservación de los páramos de la provincia.

Así también es una alternativa de producción. Las comunidades, gracias a la entrega de las alpacas, cuidarán la genética de estos animales para que no exista consanguinidad entre sí, a su vez darán impulso y realce a las actividades que se vienen trabajando para poder convertir la fibra de la alpaca en bruto, en artesanías, lo que permitirá dinamizar la economía de estos sectores.

En la actualidad La Empresa Paqocha ha sido la principal dinamizadora en el país en la producción y transformación de la fibra de alpaca en tejidos de alta calidad, a ellos se suman nuevas iniciativas como la empresa Kum Fibras, quienes dan marcha a otros usos de las fibras de menor calidad.

Agustín Rueda, director de Gestión Ambiental subrogante, informó que la Prefectura de Imbabura ha venido ejecutando este proyecto desde el 2018, gracias a lo  cual se ha visibilizado resultados como la adquisición de unas alpacas genéticamente superiores a las que tienen las comunidades; con ello se fortalece la calidad genética de estos animales que ya poseen los comuneros, consolidando así los conocimientos de manejo adecuado e ir mejorando cada vez más los procesos de conservación de las zonas que son hogar de esta especie.

Justo Silva, coordinador de CODESPA Imbabura-Carchi, refirió que la crianza de alpacas constituye una actividad económica de importancia para el sector de los páramos de la población andina, principalmente en las provincias de Imbabura, Cotopaxi, Chimborazo, Cañar y en menor explotación en las provincias de Pichincha, Azuay y Bolívar.

Además, que genera un valor para el mercado, mejora las capacidades en la esquila, categorización, clasificación, manipulación e hilado de la fibra de alpaca realizada por pequeños proveedores, principalmente mujeres.

Comments are closed.